January 24, 2017

LA ESCUCHA, UN ACTO DE RESISTENCIA – Kaja Negra

Kaja Negra

La invitación resultó atractiva: «Una caminata sonora por diversos parajes del mundo, échenle oído, no se van a arrepentir», dijo en un tuit la editora y escritora Mónica Nepote. Era la tarde del 1 de mayo de 2016. El tuit contenía un enlace que dirigía a la siguiente dirección: escuchatorio.net
¿Qué era eso? Ingresé a su sitio web para averiguar y supe que Escuchatorio es «un espacio que reposiciona la escucha como un ejercicio político». De inmediato empecé a revisar lo que habían publicado a través de sus redes sociales: «Escucha tus pasos…», leí en los primeros caracteres de un tuit publicado ese mismo 1 de mayo de 2016 a las 6:59 de la mañana. Decidí prestar oído e ingresar a distintos enlaces. Mientras mi cuerpo permanecía inmóvil, algo se produjo en mí: caminé a través de sonidos. Y nació la inquietud: ¿Cómo surgió esta iniciativa?
TEXTO Y FOTOS: LIZBETH HERNÁNDEZ

http://kajanegra.com/la-escucha-un-acto-de-resistencia/

December 08, 2016

Phaune box, un étrange objet sonore pour auditeurs curieux dans Télérama

captura-de-pantalla-2017-01-02-a-las-19-44-58

“Qu’est-ce qui vous fait fuir ?”
La webradio Phaune a posé la question à sept artistes et compilé leurs réponses dans sa Phaune Box, un drôle d’objet sonore.

Les familiers de Phaune Radio le savent bien. Lorsque la webradio annonce une « expérience d’écoute inédite, sauvage, et sans bord », elle tient ses promesses. Cette fois-ci, le cabinet de curiosités sonores dédié à la création radiophonique a concocté pour ses auditeurs une Phaune Box, un album numérique réunissant sept artistes autour d’une même question : « Qu’est-ce qui vous fait fuir ? »
Félix Blume, jeune ingénieur du son installé au Mexique, s’est rendu à Lecheria, un quartier populaire au nord de Mexico. Carrefour des trains de marchandises qui desservent l’Amérique centrale et ses alentours, ce lieu est donc un « passage obligé » pour les migrants qui cherchent à rejoindre les Etats-Unis en se cachant dans ces trains. « Fuga » donne à entendre, pêle-mêle, des bruits de pas saccadés, des aboiements, des cliquetis métalliques, le crissement des roues sur les rails. Et laisse sourdre des voix qui répètent, comme une incantation, « tierra blanca, tierra negra, tierra blanca… ».
http://www.telerama.fr/radio/phaune-box-un-etrange-objet-sonore-pour-auditeurs-curieux,151004.php
Télécharger le PDF

November 12, 2016

HISPASONIC: Poesía aural como inclusión de invidentes en los semáforos sonoros

hispasonic

Para nadie es mentira que las sociedades actuales son en gran medida diseñadas desde lo ocular y lo material, dejando en muchos sentidos de lado lo intangible y sonoro. Esto si bien no es un grave problema para muchos, a la hora de hablar de quienes carecen de sentidos como la visión, la situación es otra y el panorama de una ciudad se convierte en un proceso desequilibrado en términos de inclusión.
Sin embargo, lo que hallamos en nuestras ciudades contemporáneas no es del todo negativo, pues son bien conocidas las medidas que se han ido tomando para incluir opciones de circulación, señalización, facilidad de transporte y comunicación con invidentes o personas con algún tipo de dificultad física. Y aunque es largo el trecho que aún queda por recorrer en este ámbito, hay procesos ya establecidos que dan esperanza a la hora de considerar las ciudades del futuro, donde el sonido se convierte en una herramienta importante para generar espacios y vías de encuentro entre quienes más lo necesitan.
Dentro de estas medidas, hay una bien conocida: la implementación de sonidos en los semáforos para avisar cuando es pertinente pasar, algunos de ellos incluyendo ritmos variables que van disminuyendo para indicar la proximidad del cambio del semáforo, ya no dictado por el color sino por el conocido bip o twit, que de hecho varía de muchas formas según las ciudades. Sin embargo, es mayor la inclusión que puede darse en estas iniciativas, no solo porque hay ciudades donde escasean estas herramientas en muchas calles, sino también porque se disponen de otras las rutas que puede tomar la implementación de los sonidos, por ejemplo en la elección de los sonidos que se integran en los semáforos y la consideración de sus capacidades poéticas.
Es precisamente a esta transformación a la que se ha dedicado el talentoso artista sonoro y asiduo explorador de la grabación de campo Félix Blume, un francés que ha pasado numerosos años de su vida explorando la cultura latinoamericana –especialmente la de México– desde su sonido, y que ahora mediante un proyecto llamado “Semáforos Sonoros” está trasladando a la acción social y la transformación de elementos del paisaje sonoro en torno a la integración de personas en discapacidad.
Aunque su idea ya ha tenido algunos procesos anteriores como el de su participación en el Festival Tsonami en Chile, ahora se presenta en México. Su idea es reemplazar el sonido que traen por defecto los semáforos, considerado por muchos como molesto e incluso un tanto salido de contexto con respecto a la cultura y la memoria de un lugar. En su más reciente experimento, ha intervenido un total de 13 semáforos del centro histórico de Ciudad de México, un proyecto creado en colaboración con el museo Ex Teresa Arte Actual.
Los sonidos utilizados tienen un componente significativo en múltiples sentidos: están compuestos de forma natural, han sido grabados por los alumnos de la Escuela Nacional de Ciegos y se han seleccionado y trabajado desde el criterio de Blume con respecto a la estética a proponer, a modo de muestra artística, donde por dos semanas los semáforos sonarán con elementos tradicionales del lugar como un cenzontle, un caracol prehispánico, la campana de un tranvía o una marimba, todos ellos activados una vez el semáforo está en verde.
Una idea de por si innovadora en términos de la posibilidad de intervención del espacio público y la gestación de instalaciones en espacios específicos, donde no solo se tienen en cuenta problemáticas de movilidad, inclusión y comunicación., sino que además se incita a que la consideración de la estética, la memoria y la poesía implícita de lo sonoro, impriman en la escucha de los territorios nuevas líneas de apreciación y encuentro con el entramado social.
Esta forma de asumir el sonido tiene para Blume un aspecto político interesante, relativo a su idea de protesta desde lo sonoro, donde converge la idea de la manifestación desde la voz, la intervención pública y el llamado a la inclusión por parte de las instituciones gubernamentales, junto con las posibilidades innegables de la poética del sonido en su dimensión imaginaria:
“Me interesa mucho la posibilidad de imaginación que tiene el sonido, tener la posibilidad de trasportar a las personas en otro viaje. La ventaja del sonido es que no muestra, es como un libro, cada uno se puede imaginar, cada uno puede hacer su propio viaje a través del sonido”

http://www.hispasonic.com/blogs/poesia-aural-como-inclusion-invidentes-semaforos-sonoros-felix-blume/42408
Ver el PDF

June 14, 2016

El Economista / Las voces del Centro Histórico suenan en la Fonoteca Nacional

El Economista

A partir de grabaciones realizadas en el Centro Histórico, el artista sonoro Félix Blume invita a los visitantes a escuchar la ciudad de un modo distinto.
El pasado jueves 9 de junio se inauguró la exposición Polifonía Ambulante del artista sonoro francés Félix Blume en la Fonoteca Nacional, un rincón ubicado en los alrededores laberínticos del Barrio de Santa Catarina, en Coyoacán.
Desde el 2008 la casa de los sonidos de México tiene la misión de preservar la memoria sonora del país, labor que se traduce en la conservación, catalogación, digitalización y difusión de un archivo de sonidos, pero también en eventos como sesiones de escucha, conferencias, cursos, talleres, conciertos y exposiciones temporales. En esta ocasión, la sala René Villanueva aloja una colección de 10 cajitas gritonas, que al abrirlas de par en par dejan escapar las voces de los pregoneros de la calle de Moneda, que en su día a día participan del comercio informal a los pies del Palacio Nacional.
Para su instalación, Félix Blume, quien es vecino de la Alameda Central desde hace seis años, recolectó y atrapó el bien más efímero de quienes en ese contexto ofrecen productos misceláneos. Paseando por la sala de “Coro informal” uno se transporta a la experiencia de transeúnte. Al entrar a la sala, los visitantes pueden abrir y cerrar las cajitas a su antojo, generando un vaivén de enunciados que va del silencio museístico al barullo callejero. Como parte de un ejercicio a cuatro manos, cuatro ojos y cuatro oídos, Daniel Gódinez Nivón realizó ilustraciones de los vendedores que, inspiradas en una serie de postales parisinas de principios del siglo pasado, adornan el interior de las cajitas contenedoras de postales visuales y sonoras.
Con “Coro polifónico”, otra de las piezas comisionadas para Polifonía Ambulante, Blume no sólo sugiere un paralelismo musical y espacio-temporal entre la capital francesa medieval y la capital mexicana contemporánea, sino toda una reflexión y conceptualización de las prácticas de emisión e inscripción de la voz. A partir de la transcripción de la partitura de Les cris de Paris de Clément Janequin, quien recolectó con lápiz y papel el canto de los oficios parisinos de otros tiempos para después contenerlos en una estructura musical, Blume sustituyó la lírica de Janequin por los pregones de los vendedores ambulantes capitalinos para luego ser cantados por un cuarteto de voces.
El resultado se presenta en una instalación audiovisual que también invita a la interacción: el montaje de video con sonido cuadrafónico permite silenciar cada voz de modo individual, las partituras se pueden lo mismo leer que contemplar; también se puede escuchar la pieza del siglo XVI en un par de audífonos que esperan colgados sobre la pared.
En el Jardín Sonoro, un pequeño bosque encantado que esconde ocho bocinas, uno puede sentarse a la sombra de un árbol o deambular por el jardín al tiempo que se deja llevar a otros espacios con “Los gritos de México”, una composición del 2014 que se presenta ahora en versión multicanal. En ella Blume articuló un trajín de sonidos que cuentan las narrativas cotidianas del centro de esta ciudad: ¡venga a ver, aproveche!, ¡le vale 50 pesos!, ¡checa, checa! ¡sí mire, caballero!; interferencias y voces entrecortadas desde los radios de la policía; la rechifla de manifestantes que por momentos podría confundirse con cómo suenan ahora las calles parisinas en medio de inundaciones, huelgas y protestas apaciguadas con gas lacrimógeno. Resuenan murmullos que rezan, el público eufórico de la Arena México, sonidos que van y vienen, que se despiertan y se duermen conforme pasan las horas en las calles y las colonias aledañas al polirrítmico corazón del defectuoso.
Despojados de su contexto, estos llamados despiertan la memoria individual y colectiva de la urbe. Los paseantes del jardín escuchan y se trasladan a los espacios imaginarios y concretos que resultan familiares. Polifonía Ambulante es una lectura de la ciudad, para redescubrirla escuchando.
 
http://eleconomista.com.mx/entretenimiento/2016/06/13/las-voces-centro-historico-suenan-fonoteca-nacional