Revista Picnic / FÉLIX BLUME: ARTISTA SONORO Y VENDEDOR AMBULANTE POR UN DÍA

Unos gritos de “llévele, llévele” con un acento afrancesado y el típico sonido del cierre de puertas en el metro, son alguno de los sonidos que te reciben al entrar a la Fonoteca Nacional, como principio de la exposición del artista sonoro Félix Blume, “Polifonía Ambulante”

La primera sala nos recibe con un video documental de la travesía del artista francés vendiendo discos piratas en el metro (línea azul) , “originales de Tepito”, (léase cantadito) con 100 sonidos de gritos típicos de la Ciudad en formato MP3. Esta idea surgió como una manera de acercar la mayor cantidad de personas, a escuchar los sonidos de nuestra ciudad de una manera fuera de lo que acostumbramos, (esta vez enfocado únicamente a los pregoneros de la Ciudad de México).

En esta aventura, Félix relata que las personas lo veían de manera rara y que les parecía cómica la escena, pues se encuentra fuera del estereotipo de un vendedor. “Hubo algunas personas que preguntaban y algunas otras que se interesaban más. Así logré vender ¡3 discos!”. Durante esa hora, algunos de los mochila-bocina (personas que venden discos en el metro) se interesaron en su disco y le propusieron venderlo; al no tener éxito, le regresaron el material y “me dijeron que la línea azul no me convenía porque eran más de reggaeton y cumbia, que me fuera a la verde que es más cultural, que ese era mi público” aconsejándole sobre este negocio, que para ellos es muy formal.

Después de tomar el disco pirata que te obsequian como souvenir de la exposición, puedes seguir a la siguiente sala, en donde se encuentran los “Coros Informales” (grabaciones individuales de los gritos de los vendedores). Estos audios grabados por Felix en la casa donde se esconden los vendedores de la policía, te permiten crear tu propio coro de pregones, al estar conformada por 14  “cajitas gritonas o cajas sonoras” con grabaciones de “pura bolsa de novedad”, “la chalina de moda”,”Aguas”; las cuales puedes combinar, abriendo de una en una o las 14 al mismo tiempo, si eres una persona extrema.

En el interior de estas cajas, se encuentran postales con ilustraciones de Daniel Godínez Nivón en complemento con una línea de una partitura, con la letra y notas de cada grito; idea basada en las postales de Les Cris de Paris(1901) que realizaron para ilustrar el canto renacentista del mismo nombre.

Justo de este canto, surgió la idea del Coro Polifónico, una de las piezas más interesantes de la exposición: “Tomé el canto renacentista Les Cris de Paris de Clément Janequin y lo adapté a una versión mexicana. Copiamos la partitura, sustituí la letra del canto y adapté la letra de los cantos de los vendedores. Después trabajé con los cuatro cantantes y logramos un muy buen trabajo”. En esta sala también puedes crear tu propia versión, manipulando el volumen de cada bocina y formando tu coro con 1, 3 o 4 voces.

Para finalizar con la exposición, en el jardín de la Fonoteca se encuentran esparcidas bocinas que emiten sonidos de la Ciudad de México, en los que puedes encontrar el típico “tamales oaxaqueños”, “el gas”, entre otros, los cuales puede apreciar de una manera distinta, mientras caminas de manera relajada por todo el jardín y te deleitas visualmente con la basta vegetación y la variedad de flores que conforman el jardín .

De esta manera, Felix logra cumplir su objetivo de acercar a la gente a escuchar esos sonidos que a él le maravillaron desde el día uno aquí en México (6 años atrás); pero de una manera totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados a escuchar, atrapando nuestra atención hacia cada uno, de manera lúdica y creativa.

http://revistapicnic.com/felix-blume-artista-sonoro-y-vendedor-ambulante-por-un-dia/